Bienvenidos al blog del Grupo Joven de la Real, Servita y Franciscana Hermandad de la Soledad, de la Vera Cruz y de San Cristóbal de Villarrubia de los Ojos. Esta herramienta virtual pretende ser el reflejo del emprendimiento personal que un grupo de jóvenes de la Hermandad de "los blancos" ha querido llevar a cabo para colaborar en estrecha unión con nuestra cofradía. A través de esta página queremos, además, haceros partícipes de todos los proyectos e iniciativas que nuestra Hermandad desarrolla o quiere poner en marcha en un futuro próximo, así como diferentes actos relacionados con la Semana Santa de Villarrubia, declarada de Interés Turístico Regional desde 2014, y la religiosidad del municipio. Ante cualquier duda, queja o sugerencia, podéis dirigiros a la siguiente dirección de e-mail: grupojovensoledadyvera-cruz@hotmail.es







miércoles, 3 de mayo de 2017

El próximo domingo celebramos la Romería de la Cruz de Mayo

Este domingo, 7 de mayo, celebraremos la Romería de la Cruz de Mayo en la ermita de San Cristóbal, la fiesta más antigua de nuestra localidad.

En esta fiesta, como cada año, rendiremos culto a la Cruz, con una Santa Misa en los alrededores de la ermita donde los fieles podrán disfrutarla en plena sierra villarrubiera al aire libre. Dicha misa se celebrará a las 11 de la mañana. 

Tras ella, y con la vuelta de San Cristóbal a su ermita, se repartirán estampas del patrón de los conductores y el tradicional bateo, trigo tostado a fuego lento.

Como cada año, podremos disfrutar de esta fiesta con tradiciones como "cascar" el huevo del hornazo, en una mañana para disfrutar de la naturaleza de la sierra villarrubiera. Os recordamos que a las 6 de la tarde, además, se rezará el Santo Rosario.

viernes, 14 de abril de 2017

Tercera Estación de Penitencia: El Santo Entierro

Llega la noche más especial, llega la noche de la Soledad. Cristo ha muerto y la Virgen ha quedado sola ante el sepulcro.

En esta noche, procesionamos junto a la Hermandad de Jesús en el Descendimiento y María Santísima de la Esperanza y junto a la Hermandad de Jesús Nazareno y Santísimo Cristo en la Agonía, sacando a la calle los pasos de Jesús en el Descendimiento, el Niño Carpintero, el Niño de la Bola, el Santo Sepulcro, el Santísimo Cristo en la Agonía, la Piedad, el Calvario, la Virgen Niña y la Virgen de la Soledad.

María, en su Soledad, recuerda los tormentos padecidos y soportados por su Hijo, esperando su gloriosa Resurrección. Las camareras han ataviado para la ocasión a Nuestra Madre en esta noche inolvidable, la que todos los hermanos blancos esperan a lo largo del año. Tras un año entero en el Convento de las Madres Clarisas, la Virgen de la Soledad procesionará esta noche de Viernes Santo. Es una noche cargada de luto. Cristo ha expirado y los nazarenos villarrubieros salimos a la calle esperando la Resurrección. 

El itinerario será el siguiente: Parroquia, Tirante, Avenida de Cristo Rey, Empedrada, Soledad, Charcazo, Jijones, Santa Ana, Emilio Nieto, Paseo del Cordón, Cervantes, Serafín Romeu, Iglesia y Parroquia. Al término de la procesión, nuestra hermandad acompañará a Nuestra Señora de la Soledad hasta la Sede-Oratorio de nuestra Hermandad.





Segunda Estación de Penitencia: Los Encuentros

Verónica y Santas Mujeres de Jerusalén
A las 6.15, nuestra Hermandad está citada en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción para realizar la procesión de "Los Encuentros", la segunda Estación de Penitencia de esta Semana Santa 2017.

Esta procesión la realizamos junto a la Hermandad de Jesús Nazareno y es una de las más emotivas de nuestra Semana Santa por el silencio y recogimiento que se esconden en los rincones de cada calle, en el momento de cada encuentro y en el caminar de cada Cofradía.

Así, de esta manera, nuestra Hermandad procesionará con la Verónica y las Santas Mujeres de Jerusalén y María Santísima de los Dolores. Al término de la procesión, ambas hermandades seguirán el recorrido hasta la Iglesia de la Soledad para velar al Santísimo.

El primer encuentro se realiza en la calle Soledad, tras recorrer nuestra Cofradía los siguientes puntos:

-Parroquia
-Calle Iglesia
-Plaza de la Constitución
-Soledad

Tras el encuentro de Jesús Nazareno con su Madre Dolorosa, nuestra Cofradía prosigue su camino por Charcazo y Concepción, donde la Verónica limpia el rostro de Jesús en un nuevo encuentro. El tercer y último encuentro se realiza con las Mujeres de Jerusalén y la Virgen de los Dolores de nuestra Cofradía con Jesús Nazareno, al pasar por Concepción, Plaza de la Constitución e Iglesia. En este último encuentro, las dos cuadrillas de los "blancos" corren hacia Jesús Nazareno caído por tercera vez en su camino al Calvario. 

María Santísima de los Dolores

jueves, 13 de abril de 2017

Estación de Penitencia: La Flagelación y la Virgen de los Dolores

Nuestra Hermandad realiza hoy su primera Estación de Penitencia de la Semana Santa 2017, junto a la Hermandad de Jesús Nazareno y Santísimo Cristo en la Agonía.

Como cada año, nos reuniremos en torno a la Sede-Oratorio de nuestra Hermandad, donde pondremos camino a la Iglesia Parroquial para comenzar el recorrido procesional.

El itinerario será el de costumbre, pasando por las siguientes calles: Parroquia, Tirante, Avenida Cristo Rey, Empedrada, Soledad, Plaza de la Constitución, Concepción, Jijones, Santa Ana, Santo, Paradores, Iglesia, Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.

En el recorrido, nuestra Hermandad saca a las calles villarrubieros la Virgen Niña, la Verónica y las Santas Mujeres de Jerusalén y Nuestra Señora de los Dolores, portados todos a hombros.

Os recordamos desde estas líneas, que a las 5 de la tarde se celebrarán los Santos Oficios "En la Cena del Señor" en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, y a las 6.30 de la tarde en la Iglesia de la Soledad. Por último, recordar que el turno de Adoración al Santísimo para nuestra Hermandad este año será de 3 a 5 de la madrugada.


Virgen Niña

Verónica y Santas Mujeres de Jerusalén

Nuestra Señora de los Dolores

viernes, 7 de abril de 2017

Carta de nuestro consiliario para la Semana Santa 2017

Esta vez, es nuestro cura-párroco y consiliario, don Ángel Julián Plaza Pérez de Madrid, el que se acerca con un escrito a nuestro blog. 
Como cada año, accede encantado a nuestras peticiones, que en este caso, han ido volcadas a la reflexión a los Siete Dolores de la Virgen, y qué mejor día que éste, Viernes de Dolores para compartirlo: 

LAS SIETE ESPADAS DEL CORAZÓN DE MARÍA

"Os ofrezco esta reflexión sobre el misterio de los María Madre Dolorosa:

Evangelio:

Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre:
«Mira, éste ha sido puesto como (causa de) caída y resurrección de muchos en Israel,
como una señal controvertida, y una espada atravesará tu misma alma,
para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones» (Lc 2, 33-35)

Primera espada: La solidaridad de María

Simeón presenta ante María, Madre, el destino de su hijo
Jesús será causa de caída y de resurrección de muchos en Israel (una señal controvertida) y no todos se alegrarán de su venida como Simeón: Unos se alzarán y gozarán, otros negarán al Cristo, negarán a sus hermanos.

Esta es la experiencia más sangrante de la iglesia antigua. El tema de la caída y elevación viene a situarnos donde nos ponía ya el Magníficat, el primer canto de María, cuando dijo: «derriba a los poderosos y enaltece a los humildes» (Lc 1,52).
María pone su vida, con Jesús, al servicio de los humillados y oprimidos.

Segunda espada: El sufrimiento de su pueblo Israel
   
El signo de Jesús divide a los judíos: les enfrenta unos a otros, les escinde (hace que caigan o se eleven). Pues bien, ella no puede quedar indiferente ante esa gran ruptura y crisis: es madre Israel, por eso sufre, revive en sí el dolor entero de su pueblo.
María sigue llevando en su entraña de madre a ese niño nacido, hecho grande y convertido en bandera discutida. Por eso, la batalla por Jesús sigue librándose dentro de su entraña. 
María comparte el sufrimiento y la responsabilidad de Jesús por su pueblo Israel y por todos los hombres; se pone al servicio de la causa del evangelio y de los pobres.


Tercera espada: El dolor y tarea de la fe, crisis del nacimiento mesiánico.
    
María enseñará a Jesús, le dará amor y palabra, le irá haciendo persona humana, con José, su esposo, hasta el día en que él empiece ya a ocuparse de las cosas de su Padre, es decir, de todos los hombres.
Jesús enseñará a María en un camino largo, iluminado y exigente de entrega por los demás. María ha dado la vida a su hijo para que luego el mismo hijo se la pida, para que la ponga con él, al servicio de todos.
Este es el signo de María: no empieza siendo ya virgen del todo al concebir y dar a luz a Jesús, sino que se hace "virgen", mujer y para todos, siguiendo a Jesús en el camino de las bienaventuranzas y
del don de la vida.

Cuarta espada. Compasión de Madre ante la Cruz de su Hijo
  
Simeón parece decir a María: ¡Este niño morirá de muerte dura y tú, su madre, le acompañarás, aprendiendo a dar la vida con él, a favor de los pobres y excluidos!
Aprender a ser madre de Jesús significa ser y hacerse madre y hermana de todos, en gesto de amor gozoso, pero también de capacidad de sufrimiento, a favor de los demás.
Ellos dos, madre e hijo, forman en el mundo la más fantástica pareja de amor y de sufrimiento creador de vida. Allí donde parece que todo acaba roto, que no queda más que llanto, ellos asumen el camino de la vida, en gesto de fidelidad, al servicio de todos los humanos.

Quinta espada para crecer y crear: Madre de todos los que sufren.
  
María no es ya sólo hermana y madre de un pueblo especial, sino madre de la humanidad mesiánica, de todos los varones y mujeres que se encuentran incluidos y representados en el Cristo.
De manera consecuente, ella padece en carne viva el dolor de la humanidad sufriente. Ese dolor es el lamento de la madre verdadera que ha de vivir en gesto de servicio universal.
Por eso, María lleva en su entraña la pasión de todos los hambrientos y sedientos, exiliados y desnudos, enfermos y cautivos que forman la hermandad o cuerpo sufriente de Jesús sobre la tierra.
Pero ella no sufre para desvanecerse, sino de manera creadora, convirtiendo su dolor en trauma de más alto alumbramiento. No es inútil su espada, no es infértil su llanto. La siembra del dolor se ha convertido dentro de su alma en gran cosecha redentora: ha transformado el llanto en germen de bienaventuranza.
Todos los devotos de María debemos traducir la devoción en gesto de amor fuerte en favor de los desamparados, afligidos y excluidos de la tierra. Así culmina y se realiza la virginidad plena de María, con Jesús, en gesto de servicio cercano y liberador hacia los demás.

Para que se revelen los pensamientos. 
Espada sexta: de muchos corazones
   
María ha traducido el camino de Jesús en forma de meditación interior, convirtiendo ese camino en vida de su vida, en un proceso de participación cordial que le lleva hasta la pascua, cuando ella ha transmitido su riqueza de creyente al resto de la Iglesia. 
María la contemplativa. El evangelio dice que ella conserva en su corazón y medita interiormente los aspectos del camino de Jesús.

Espada séptima: Para la vida del mundo
  
María, la mujer activa. Ella aparece en la iglesia como hermana y madre de los más pobres. Ahora María se descubre como un alma atravesada por la espada: en el deseo de su vida ha introducido Dios la espada de Jesús, aquella «palabra poderosa y muy cortante que penetra hasta las mismas junturas del alma-espíritu, juzgando (desnudando) los deseos y pensamientos más profundos del mismo corazón» (Heb 4,12-13).
 Bajo el juicio de esa gran palabra se descubre María penetrada, iluminada y recreada en el dolor por esa llama de Dios que es Jesucristo. Así puede decir y dice las palabras del Magníficat:
«Derriba a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos…» (Lc 1,52-53).
Ésta es su virginidad, éste su misterio y compromiso en el camino de la Iglesia y de la humanidad".

Julián Plaza, desde un texto de Xabier Picaza.

Esta noche tendrá lugar el Via Crucis Penitencial en nuestro pueblo

Un año más, llegando el Viernes de Dolores y, tras haber besado la mano de Nuestra Señora de los Dolores, a las 11 de la noche, llega el Vía Crucis Penitencial.

El Vía Crucis es uno de los actos precedentes a la Semana Santa en nuestro municipio, donde centenares de personas realizan las distintas estaciones que se encuentran en el itinerario que la Junta de Hermandades prepara año tras año, haciendo que la Semana Santa llegue hasta todos los rincones de nuestro pueblo.

Esta vez, el recorrido itinerario se realizará por las siguientes calles: Parroquia, Iglesia, Serafín Romeu, Valencia, Macabil, Córdoba, Don Quijote, América, Serafín Romeu, Ávila, Príncipe de España, Valencia, Zaragoza, Badajoz, Príncipe de España, Avenida de Cristo Rey, Tirante y Parroquia.

Como información a tener en cuenta en este Vía Crucis, comentar que la Junta de Hermandades repartirá, como en los últimos años, unas pequeñas velas para acompañar al Cristo del Perdón. Los donativos recaudados irán destinados, al igual que las palmas del Domingo de Ramos, a la asociación local de enfermos de alzhéimer y otras demencias, AFENADE.

Otro aspecto a informar es la modificación de las andas que portan al Cristo del Perdón, de tal manera que sean más ligeras y puedan portar al Cristo un mayor número de personas. 

Desde el Grupo Joven de la Real, Servita y Franciscana Hermandad de la Soledad, de la Vera Cruz y de San Cristóbal, os animamos a participar en todos y cada uno de los actos que se llevan a cabo en nuestra Semana Santa, declarada de Interés Turístico Regional desde el año 2014.